PESCA DE SILUROS A PELLETS, SI QUIERES RESERVAR TU JORNADA DE PESCA LLAMA E INFÓRMATE EN EL 605521371 o en albertomillan@silurosallanzado.com

18 dic. 2017

ESOX LUCIUS, REY DE REYES

Desde siempre el lucio ha sido un pez por el que he sentido una especial predilección, un pez que me han hecho pensar y devanarme la cabeza más que cualquier otro.

Durante años fue un pez al que le dediqué muchas horas y muchas caminatas por el río Gállego, (mi escuela de pesca), lo dejé bastante de lado y desde hace algunos años he vuelto a engancharme a su pesca durante los meses invernales.

Partiendo de la base de que no volverá a ser lo que en su día fue, (y lo poco que lo valorábamos por aquel entonces) este río y sus lucios poseen una magia y un poder adictivo para cualquiera que viva la pesca.

Sus aguas limpias y transparentes durante los meses invernales y su exuberante vegetación hacen que su pesca no resulte fácil, peces desconfiados y difíciles que no se dejan seducir por cualquier cosa, que en su mayoría sobre todo peces cuando hablamos ya de cierto tamaño han sido pinchados más de una vez y por ello su recelo y desconfianza.

No obstante, conociendo el río y sacando conclusiones en cada día de pesca es un río agradecido que sigue dando peces y de vez en cuando alguna grata sorpresa.

Hubo años, (no hace tantos) que sacar una docena de lucios de buen tamaño, era de lo más normal, hoy en día el sacar 3-4 peces es un día para enmarcar, pero cuando las cosas son complicadas es cuando saben mejor y cuando más las valoras, solo por presenciar  un lucio de cierto tamaño siguiendo tu señuelo merece la pena un día de pesca, si ya consigues engañarlo, es el éxtasis…

Os dejo con algunas fotografías de estos meses invernales de lucios de este río, ellos son los culpables de que de nuevo me haya enganchado a su pesca y me hagan ilusionarme como hace 40 años con cada captura, los lucios de hoy son el futuro del mañana y si con todas especies y en todos lugares es importante el captura y suelta sin daño alguno, lo de estos peces en este río es de obligado cumplimiento, si no lo entiendes así, es que no mereces llamarte pescador.