SILUROS Y LUCIOPERCAS A LANCE, SI QUIERES RESERVAR TU JORNADA DE PESCA LLAMA E INFÓRMATE EN EL 605521371 o en albertomillan@silurosallanzado.com
Mostrando entradas con la etiqueta peche brochet. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta peche brochet. Mostrar todas las entradas

19 dic. 2018

ESOXMANÍA

Aunque pesque muchos días al año, cuando uno lleva la pesca en la sangre no termina nunca de cansarse y siempre busca nuevos retos, nuevos alicientes con los que ponerse a prueba y autosuperarse.

No tiene nada que ver pescar por afición que por trabajo, cuando pescas muchos días al año,muchas veces bajo presión hay momentos que la pesca puede terminar por rallarte.
El río gállego y sus lucios son mi vía de escape y desconexión para estos meses inviernales, el lugar donde cada invierno busco esos nuevos retos, esos nuevos alicientes para que ese "veneno" llamado pesca siga latente como hace 40 años, con la misma ilusión que cuando uno empieza.

Y  es que cuando las aguas se enfrían y me pongo "en modo esox" comienza a evolucionar una enfermedad conocida como "ESOXMANÍA", una enfermedad con la que no te da pereza el frío, las nieblas, el caminar con el wader puesto y los pies helados por mal terreno, el llegar a casa agotado y con ganas de una ducha caliente y pijama, ninguno como estos peces me hacen pensar tanto, automotivarme tanto, cada día de pesca es un nuevo reto con la ilusión de cuando comenzaba hace "unos pocos" años.

Estas bellezas son las culpables de esta rara enfermedad que padezco cada año en estas fechas y que creo que padeceré sin remedio, ni antídoto mientras la salud me respete para caminar en solitario por el río.





18 dic. 2017

ESOX LUCIUS, REY DE REYES

Desde siempre el lucio ha sido un pez por el que he sentido una especial predilección, un pez que me han hecho pensar y devanarme la cabeza más que cualquier otro.

Durante años fue un pez al que le dediqué muchas horas y muchas caminatas por el río Gállego, (mi escuela de pesca), lo dejé bastante de lado y desde hace algunos años he vuelto a engancharme a su pesca durante los meses invernales.

Partiendo de la base de que no volverá a ser lo que en su día fue, (y lo poco que lo valorábamos por aquel entonces) este río y sus lucios poseen una magia y un poder adictivo para cualquiera que viva la pesca.

Sus aguas limpias y transparentes durante los meses invernales y su exuberante vegetación hacen que su pesca no resulte fácil, peces desconfiados y difíciles que no se dejan seducir por cualquier cosa, que en su mayoría sobre todo peces cuando hablamos ya de cierto tamaño han sido pinchados más de una vez y por ello su recelo y desconfianza.

No obstante, conociendo el río y sacando conclusiones en cada día de pesca es un río agradecido que sigue dando peces y de vez en cuando alguna grata sorpresa.

Hubo años, (no hace tantos) que sacar una docena de lucios de buen tamaño, era de lo más normal, hoy en día el sacar 3-4 peces es un día para enmarcar, pero cuando las cosas son complicadas es cuando saben mejor y cuando más las valoras, solo por presenciar  un lucio de cierto tamaño siguiendo tu señuelo merece la pena un día de pesca, si ya consigues engañarlo, es el éxtasis…

Os dejo con algunas fotografías de estos meses invernales de lucios de este río, ellos son los culpables de que de nuevo me haya enganchado a su pesca y me hagan ilusionarme como hace 40 años con cada captura, los lucios de hoy son el futuro del mañana y si con todas especies y en todos lugares es importante el captura y suelta sin daño alguno, lo de estos peces en este río es de obligado cumplimiento, si no lo entiendes así, es que no mereces llamarte pescador.


17 dic. 2015

LOS LUCIOS DEL RÍO GÁLLEGO

Pocos peces dan tantas garantías de pesca en estos meses invernales como el lucio, creo que se percibe en los pocos artículos que dedico a este pez, su pesca y al río en el que aprendí a pescar que es una especie, una pesca y un río que me llena de recuerdos.... Y nostalgia.

El lucio, un pez que aunque hoy en día no pesco lo que me gustaría en gran parte debido al poco tiempo y al complicado momento que pasa por estas aguas creo que conozco bastante bien, pues lo he pescado durante muchos años y posiblemente sea el pez que más me ha enseñado y más me ha echo pensar en esto de la pesca.

Cuando echo la vista atrás y recuerdo tiempos pasados me doy cuenta de lo poco que valorábamos el paraíso que teníamos en este río aragonés, quizás por ello ahora cada captura supone un pequeño reto que cuando lo consigues, solo puedes admirarlo, contemplarlo, mimarlo, fotografiarlo tenga el tamaño que tenga y antes de despedirte de el, desearle buena suerte.

Tristemente donde antes había lucios en importante número y tamaño, ahora solo quedan recuerdos y sus poblaciones se han visto reducidas a unos pocos y contados tramos del río Gállego, en el resto de su recorrido aunque siempre queda alguno son capturas anecdóticas, son lucios aislados que tienen muy complicado el superar este difícil momento, si no hay un mínimo número de ellos es difícil que puedan salir adelante, pues no hay puestas y así resulta imposible.

Al estar mucho más concentradas esas poblaciones de lucios, también la presión de pesca que reciben es mayor, la gran mayoría de pescadores se concentran en esos pequeños tramos, son lucios que en su mayoría sin tener un gran tamaño cuentan con algún-os encuentros con pescadores y ya han sido liberados, lucios sumamente desconfiados, no es extraño verlos seguir el artificial hasta la misma orilla sin atacarlo, cuando esto ocurre se ha de pescar muy fino, con señuelos muy realistas y contar con "tablas" en esto de la pesca para tener un mínimo de éxito en su pesca.

A nivel personal prácticamente solo pesco con jerkbaits blandos en colores naturales, perlas, blancos, brillantes que emitan destellos y dotados de gran movilidad y realismo, swimbaits en colores naturales para mi unos de los mejores señuelos para pescar en aguas poco profundas como son las de este pequeño río, su realismo y natación son inigualables y algún jerkbait duro manejándolo tirón-pausa para pescar rápido y tocar mucho terreno en poco tiempo.

Una de las mejores noticias para alguien que disfrutó de este río y sus lucios y que sabe de su potencial sería que algún día se recuperara y se pareciese a lo que fue no hace tantos años, ojala en un tiempo pueda escribir otro "post" en el que cuente de esta especie y este río va para adelante y cuenta con una población estable de esox lucius en todo su recorrido.

Os dejo con algunas fotografías de algunos de estos supervivientes pescados en estos meses otoño-invernales, ojala pueda seguir haciendo estas escapadas al lucio durante muchos años, será la mejor prueba de que siguen ahí...



8 feb. 2015

DE LUCIOS POR EL GÁLLEGO

Todos los inviernos no puedo dejar de hacer alguna escapada por el río gállego, la escuela donde aprendí gran parte de lo poco o mucho que sé de esto de la pesca. De esto hace ya unos cuantos años.
El lucio (ESOX LUCIUS), un pez el cual mucha gente está muy equivocada en cuanto a su inmerecida fama y su comportamiento.
El lucio y especialmente los grandes lucios en aguas bastante pescadas, solo hilando muy fino y sabiendo muy bien lo que haces puedes provocar su picada, afortunadamente su desconfianza los hace difíciles y por ello codiciados.


24 dic. 2013

GRANDES LUCIOS, REENCUENTRO CON EL PASADO

Cada vez que visito mi Gállego del alma y veo las antiguas badinas que hace no hace tantos años rebosaban lucios por todos lados y veo en lo que se han convertido la mayoría de ellas se me cae "el alma al suelo", no obstante en algunas de ellas que las que las riadas no las han alterado los lucios se agarran a la vida en una lucha diaria por la supervivencia y sin contar con el número de ejemplares que antaño, me alegra ver que todavía siguen ahí.

Aunque lo cierto es que apenas lo visito y le dedico poco tiempo a esta especie llevaba ya varios años sin toparme con uno de los escasos supervivientes de 2 cifras que aún habitan alguna poza de este río, se tienen que dar muchos condicionantes a favor para sacar uno de estos cocodrilos, me remito a copiar y pegar lo escrito en el anterior post: Los contados grandes lucios que habitan estas pozas son auténticos supervivientes que saben “latín”, adquiriendo un grado de astucia y recelo realmente sorprendente, hasta el punto de que muchos de los que piensan  que el lucio es un pez relativamente fácil y confiado que ataca cualquier artificial sin demasiados miramientos y que dudan de la astucia de este pez, verían con estos "supervivientes" como esa teoría se les caía por los suelos.

Papa Noel este año me quiso dar mi regalo anticipadamente con uno de estos supervivientes que me hizo recordar muchas cosas que ya casi había olvidado, esa brusca retención del artificial, ese segundo que dudas si has enganchado hasta que lo notas cabecear y nadar de un lado a otro, ese enorme reflejo en el que te das cuenta que puede ser un dos cifras, esa primera alocada carrera sacando línea a toda velocidad en busca de algún obstáculo, esa poderosa bocaza dando cabezazos en superficie tratando de desprenderse del señuelo o esa última loca carrera en la orilla antes de darse por vencido, ese trofeo ya en tus manos que no puedes dejar de contemplarlo, esas rápidas fotos tratando de liberarlo lo antes posible, ese olor a esox impregnado en las manos, inconfundible con el de cualquier otra especie y ya por último el ver como ya libre, el viejo superviviente se aleja nadando y se adentra en las profundidades hacia algún recóndito lugar de su poza...


No sé si nos volveremos a encontrar, si ya es complicado engañarlo una vez, dos es casi utopía, en cualquier caso fue uno de los mejores regalos que Papa Noel me podía haber hecho este año...


EL PROTAGONISTA DE ESTE RELATO

12 feb. 2013

LA PESCA DEL LUCIO (ESOX LUCIUS)


EL LUCIO (exos lucius)
Familia: Esócidos
Orden: Clipeiformes
Clase: Estenidos

Especie introducida en España por el servicio forestal (ICONA). Los trajeron desde Francia en 1.949 para liberarlos, con motivo de estudio, en los estanques del Palacio de Aranjuez y desde allí y amparándose en fines deportivos fueron liberados en tramos del río Tajo.

En apenas 50 años tanto por su expansión natural como ayudado por el hombre, fue colonizando casi todas las principales cuencas hidrográficas de nuestra geografía.

Aunque se conocen fósiles de la época del pleistoceno en la cuenca del río Tajo, no formaba parte de nuestras especies piscícolas desde hacía miles de años.

Hasta la aparición de siluro, el lucio era el depredador más grande de nuestras aguas interiores, (de ahí la gran afición a la pesca de esta especie, pues suponía todo un reto para los pescadores).

24 ene. 2012

PESCA DEL LUCIO Y SWIMBAITS


La pesca del lucio también es posible en invierno, siendo uno de los pocos peces que dan la cara aún con temperaturas frías cuando la mayoría de los peces permanecen inactivos. Aunque el río Gállego no es ni sombra de lo que fué en su día y cada vez la pesca del esócido resulta más complicada, todavía quedan algunos lugares que esconden buenos lucios que si se conocen y se da con la tecla correcta pueden deparar buenas capturas.

LUCIO GÁLLEGO

LUCIO CON SWIMBAIT